Peña Motera Los Tintorros

El nacimiento de la Comunidad Autónoma de La Rioja

        El punto de arranque lo encontramos con la llegada de la nueva dinastía a España, la Borbónica, que permitió crear un nuevo mapa administrativo. La Real resolución de 4 de julio de 1718 de Felipe V creaba una nueva organización provincial o de intendencias a cuya cabeza estaban los "intendentes de provincia y ejército". La Rioja pasó a estar administrada políticamente por Burgos y Soria y así permaneció hasta la división provincial de 1833.

        El 29 de septiembre de 1833 fallecía el rey y un mes después fue proclamada Isabel II, haciéndose cargo de la Regencia su madre Mª Cristina, momento en que se inició una guerra civil: la carlista. Este acontecimiento obligó a la Regente a realizar una rápida transformación del régimen 2para dar satisfacción a las aspiraciones de los liberales, única fuerza capaz de mantener los derechos de su hija Isabel al trono". El centro del nuevo sistema político fue la promulgación del Estatuto Real el 10 de abril de 1834. Pero ya antes destaca la división territorial en provincias por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, completado por la división de éstas en partidos judiciales por Real Decreto de 21 de abril de 1834.

        En el interim el pueblo español votó afirmativamente en referéndum nacional el 6 de diciembre de 1978, una nueva Constitución que en su artículo 2º "reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre ellas", complementado por el Título VIII "De la organización territorial del Estado" (art. 137-158).

        El artículo 143 fue la base de la creación de la Comunidad Autónoma. Por él, la iniciativa del proceso autonómico corresponde a las Diputaciones y "a las dos terceras partes delos municipios cuya población represente, al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia" (art. 143.2). El proceso autonómico avanzó tras ser aprobado por 119 ayuntamientos de la región, que suponían el 91.06% de la población provincial. En sesión extraordinaria de la Diputación Provincial, de 12 de diciembre de 1979, se aprobó el acuerdo de constituirse en Comunidad Autónoma "basados en nuestra condición de provincia con entidad regional histórica". A este acuerdo se sumaron definitivamente 171 municipios de los 174 que componen la Comunidad riojana; de los tres restantes, uno se pronunció por la vía del artículo 151, otro lo hizo en contra y un tercero se abstuvo. En mayo de 1980 se elevó a las Cortes la tramitación como ley el Proyecto de Estatuto de Autonomía para La Rioja. La Ley Orgánica de 9 de junio de 1982 da carta jurídica a la Comunidad con la publicación del Estatuto. El artículo 1.1. dice que "La Rioja, entidad regional histórica dentro del Estado español, se constituye en Comunidad Autónoma para el ejercicio de su autogobierno, de acuerdo con la Constitución...".

        De esta manera se ponía punto final a toda una serie  de transformaciones político-administrativas en el campo provincial-regional iniciadas en el s. XVIII.

Volver